Centros de Interpretación, los grandes olvidados de la Gestión.

El tema del post que os traigo viene de la reflexión e impresiones acerca de los Centros de Interpretación:

 “Equipamiento cultural, cuya función principal es la de promover un ambiente para el aprendizaje creativo, buscando revelar al público el significado del legado cultural o histórico de los bienes que expone”

centro-interpretacion

Los también llamados “paramuseos”: híbridos entre un Museo convencional y un Centro de Visitantes, se han constituido desde su creación en una especie de instituciones marginales, admitiendo que la atención que se les muestra es poca, junto al olvido al que se han visto sometido crecientemente. Desde que vieron la luz las problemáticas los han rodeado, no se han resulto y posiblemente no lo harán, terminando por desaparecer o bien por seguir multiplicando su número sin una planificación o proyecto previo. Es decir, se seguirán creando y cerrando indistintamente sin que se haga nada por evitarlo.

Causas de su proliferación:

Investigando sobre el tema se aprecia que la causa de su multiplicación radica desde sus inicios, alrededor de los años 90.

En España, anteriormente a la constitución de estos centros, se disponían dos grupos: por un lado los museos y por otro, todos aquellos centros, instituciones, etc., que no llegaban a cumplir las normas o exigencias para llegar al nivel de los primeros. Con la instauración y llegada de influencias anglosajonas acerca de los Centros de Visitantes, (o Centros de Interpretación para nosotros), aquellos segundones que aspiraban a tener renombre de institución museística, pero que no gozaban de buenas situaciones geográficas y características propicias para ello, vieron la luz.

Las causas se deben principalmente al limbo legislativo existente, no hay una clara normativa para la creación de bases para estos centros. Empresas dedicadas al diseño y creación de museos vieron una mina de oro, ya que, al no necesitar y poder librarse de toda la burocracia y papeleo necesario para la creación de un museo propiamente dicho, pudieron organizar centros de este tipo con gran libertad y con poca proyección futura. Además, todas las instituciones que aún no se describían como Centros de Interpretación se sumaron al carro y se nombraron como tales, aún sin poseer los medios y el nivel necesario para ser un Centro de esta tipología.

 images

Características de los Centros de interpretación:

A simple vista cuando viajamos y pasamos al lado de uno de estos paramuseos sabemos que lo son, puesto que, la gran mayoría gozan de las mismas características físicas exteriores: poseen una misma arquitectura o simplemente se han reutilizado edificios que se construyeron sin una finalidad clara y hasta ese día no estaban aprovechados.

En cuanto a su interior podemos expresar las mismas ideas, poseen la una compartimentación similar, como si hubieran sido sacados de un calco a pesar de estar dispersos por toda la geografía española, muy separados unos de otros.

centro_interpretacion

Una vez que se traspasan sus puertas todos son muy similares: espacios fríos, vacíos a pesar de estar conteniendo mobiliario y desarrollo museográfico, con una sensación de escaso mantenimiento y obsolescencia. Muchos establecen su museografía con una serie de paneles explicativos repletos de grandes textos que pocos leen (estudios demuestran que no leemos más de 15 o 30 líneas de esas características en estas situaciones), además de fotografías con pocas referencias.

_MG_3255b

El mensaje que se transmite es igualitario para todos sin necesidad de adecuarlo para los diferentes públicos visitantes (OJO! esto no solo pasa  aquí sino en muchas otras instituciones). Faltos de elementos lúdico- pedagógicos que capten el interés del público y que ayuden a la puesta en valor de los elementos en los que se centran.

En definitiva muchos confunden Informar con Interpretar y está claro que no es lo mismo.

¿Son eficaces? ¿En verdad funcionan?

Aunque sin querer generalizar, soy de la opinión de que la gran mayoría de estos Centros ni son eficientes y muchos están cerrados o al borde de hacerlo por las causas que más abajo se explicarán.

Por otro lado, decir que también existen muchos que funcionan a pleno rendimiento, la concepción de trabajo y el concepto que se desarrolla hace que bien por el personal, o bien por la planificación, puedan seguir adelante sin ningún problema. Este es el caso que nos presenta Manel Miró i Alaix en el post: Malas y buenas prácticas en la creación de Centros de Interpretación sobre el Gaudí Centre

 capsa_gaudi_reus[2]

 

Mala gestión:

Es la respuesta que muchos responderán a la pregunta de, ¿Cuál es la principal causa de su fracaso? Y es que estos paramuseos carecen de una Cultura de Gestión.

La decisión de crear un centro de estas características pasa primeramente por el estudio de su entorno, saber cuál será el aspecto que se quiere interpretar, si existe o no. Posteriormente, si se encuentra el elemento a estudiar proseguir con la iniciativa, sin embargo, su proliferación ha carecido desde el principio de estos pasos.

La gestión de estos centros es nula, no se presupuesta en ningún caso ir más allá de la creación, construcción y “llenado” interior. Las previsiones de futuro no se contemplan: mantenimiento, personal…, es decir, sobrevivir a la inauguración.

Así  pues, cuando tras unos meses o años de apertura, las visitas no son suficientes para su sostenibilidad, el mantenimiento (si es que se ha tenido) escasea, el personal no se puede hacer cargo de todo lo que conlleva el dirigir una institución de estas características y en ocasiones son llevados de la mano de ningún especialista.

gestion empresa

En definitiva, no existe correlación entre el propósito de aquellos que deciden su creación y su posterior gestión y funcionamiento.

Otra de las causas de su fracaso: la decisión política. Se suele vender que la constitución de este tipo de centros traerá desarrollo, publicidad y turismo a las zonas donde se creen, este hecho se ve por muchos dirigentes como un logro o medalla en su carrera, cuando en realidad se lleva a cabo sin una base de necesidad cultural para su creación. Tras la inauguración, es cuando las autoridades locales ven la realidad. Más que un beneficio es un desastre, pues no poseerán los recursos necesarios  para mantenerlo abierto al público y acabarán cerrando.

Esta es la vida de muchos de ellos. Creados y subvencionados solamente en su etapa inicial, sin embargo, tras su apertura (o sin esta), deben cerrarse por falta de  respaldo.

impuestos_grande

Por último, algunos están aislados del tema a interpretar, con ello se impide crear un vínculo con el entorno que ese centro debe valorar, una separación del mismo hace que los visitantes sólo recojan información, que pueden encontrar en cualquier otro medio, y no una interpretación de algo que ni siquiera tienen cerca.

¿Qué formas existen para poder sacarlos a flote?

Es una pregunta muy interesante que me planteo y que a su vez planteo a todos los lectores. Tanto, aquellos clausurados o como los futuros que se construyan deben empezar a cambiar la concepción de: institución que se funda para abrir sus puertas sin un planteamiento expositivo científico, sin un programa de actividades, difusión, financiación,  funcionamiento, evaluación o presupuestos.

Como cualquier institución cultural, o incluso como cualquier negocio o empresa, todo se debe fundamentar en un plan, en un proyecto, con unas bases o fines a conseguir. Si no se trabaja para sobrevivir, para ofrecer un servicio de calidad entonces su destino está claro.

Algunos de los medios que propongo son:

– Diseñar un proyecto-planificación del mismo: antes, durante y después.

– Acometer un plan de viabilidad, de búsqueda de recursos y presupuesto.

Interactivo2

– Realizar una museología científica y amena, plasmándola posteriormente en una museografía pedagógica y lúdica, que compense unas y otras partes del desarrollo, acordes con las nuevas tecnologías, que ayuden a la captación del interés del público.

– Ejercer una fuerte presión en la concepción de que el no mantenimiento de las instalaciones es proporcional a su cierre.

– Huir lo más que se pueda de los intereses políticos, la inauguración de estos centros ha sido utilizada como logros propagandísticos, pero una vez cortada la cinta nadie se acuerda de que existen. Centrarse en captar la atención, cercana o local, de autoridades que convivan con ella.

Para terminar, algo que creo que será sumamente beneficioso: crear un proyecto participativo entre diferentes Centros de Interpretación con similar temática. Establecer unas rutas de visitas turístico-culturales, donde el núcleo expositivo sea complementario a la visita anterior o inicio de la siguiente, marcando una relación y recorrido. Así, se potenciará un flujo continuo de visitas, mejorando su visión y tal vez salvando los Centro de Interpretación.

7 comentarios en “Centros de Interpretación, los grandes olvidados de la Gestión.

  1. Hablando desde la perspectiva de los centros de interpretacion que conozco, hay dos vias claramente diferencias:
    -Por un lado, la esforzada labor de aquellos sitios que albergan un interes natural, histórico o artístico, que debe ser reconocido y explicado al visitante, y que no poseen la demasiada influencia politica o capacidad monetaria para emprender un gran proyecto, y se deben “contentar” con pequeños centros de interpretacion, en ocasiones escasos para el fin que se intenta conseguir.
    -Por otro lado, estan los centros de interpretacion que obedecen a la fecunda imaginación de los políticos de medio pelo (o de gran melena) que bajo el paraguas de la cantidad ingente de dinero a gastar (dinero que segun estamos viendo ni era nuestro ni teniamos, y si lo teniamos en liquido era en base a deudas y trampas varias), estos centros digo eran colocados al azar, aprovechando cualquier nimia excusa o minimo atisbo de interes natural o histórico, casi siempre para colocar de responsable al primo/hermano “de”, asignar las obras o el material al sobrino/cuñado “de” y aparecer el tal político con su franca y estirada sonrisa en el momento de retirar la placa. Convertidos despues en yermos desiertos, así como los terrenos a los que hacian labor de interpretacion, son una muestra más en el mapa español de la ineptitud de los que dirigen el cotarro.

    Creo que no es necesario indicar cual de los dos modelos es el rescatable, y cual de los dos es meritorio de injuria, escarnio, y cárcel si procediera.

    • Estoy de acuerdo contigo Juanma.
      Han sido muchos los centros creados y la ingente proliferación de ellos en toda nuestra extensión geográfica son preocupación alguno.
      Muchos o pocos serán merecedores de su rescate, renovación y puesta al día para satisfacer a los visitantes que sí disfrutan con las temáticas a poner en valor.
      Otros, la gran mayoría han carecido de proyecto, gestión e interés y es por ello que estos Paramuseos poseen esa mala fama, rechazo y pesadumbre por parte del público….una pena

  2. Personalmente a mi no me gustan nada. Muchos de ellos se crearon por cuestiones políticas, sin pensar en su viabilidad y sin realizar un proyecto antes. El último al que fui, fue el de la Alberca. Estaba a medio construir aún y ya así parecia un autentico fracaso. Se supone que son centros más sociales, que se prestan a la comunidad y el territorio de la zona, pero al final, muchas veces se queda en palabras y después sólo son cuatro paredes caras cargadas con fotos de mala calidad y mucho texto que leer. Se trata de un modelo de gestión insuficiente y en decadencia la mayor parte de las veces. Muchos malos gestionados que desde el principio acarrean problemas económicos y como unas fichas de dominó, poco a poco van cayendo recursos materiales y humanos, falta de afluencia de gente (puesto que no era la mejor inversión realizar estos costosos centros en stitios sin apenas turistas o con una visión cultural muy a lo s. XIX) y al final toca cerrarlos porque no salen rentables. Así que para mi estos centros estan obsoletos. Siempre existen las excepciones. Y el ejemplo que has puesto de Reus i Gaudí parece muy bueno. No lo conocía.

    • Es normal que no te gusten Sara, por todo lo comentado anteriormente…
      Seguramente muchos de los centros que se visitan poseen todas las características que venimos describiendo, la gran mayoría estarán cerrados o al borde de acerlo, pues no se han mantenido sus instalaciones, no hay personal y un sin fin de etc…
      Más que una mala gestión, yo digo una nula falta y carencia de Gestión, esa palabra que muchos conocen pero que nadie aplica: falta de gestión y organización anterior, durante y posterior.
      Si se tiene la idea de concebir un centro de este tipo hay que buscar si existe una temática para fundamentar su construcción, si además de ello existen o se pueden ofrecer servicios complementarios al Centro y mucho más.
      Creo que es una suma de problemas continuados, que no hacen nada más que marginar y despreciar las posibles opciones que tendrían si se buscara la iniciativa y personal adecuado para sacarlos adelante.

  3. Centros de interpretación o de visitantes, Aulas arqueológicas o de interpretación, Museo etnográfico o antropológico local, nombres variopintos para, como bien decís, dar finalmente una pobre imagen del interés por la cultura de nuestros responsables políticos. Los pocos que funcionan son excepciones que cuentan con el apoyo de Ayuntamientos esforzados o Asociaciones. Y lo peor es que la imagen ha calado, son muchos los que pasan de visitarlos porque saben lo que les espera.
    Una espiral terrorífica y penosa.

    • Creo que todos estamos de acuerdo contigo y a la vez unos con otros. Este pobre trabajo e interés hacia los centros de interpretación hace que cada vez pierdan más visitas, si es que las tienen, y que ni siquiera tengan prestigio o importancia a excepción de unos pocos que sí trabajan en ello porque creen en la idea y en ofrecer un servicio de calidad y acorde con lo que los visitantes esperane en instituciones de este tipo.
      Espero que se tome conciencia y que se puedan sacar adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s